Cristina Pardo no hace gracia

3UGetXZ9Pedro Águeda, periodista responsable de la formidable exclusiva de eldiario.es sobre el “amigo yogui” de la Reina Letizia, tiene una bio de Twitter un tanto atípica. A pesar de ser la clásica frase corta con ‘punch’ final, hay cierto aroma reivindicativo en ese escueto “Periodista desde antes que existiera Twitter” con el que uno puede intuir tanto. Una idea cristalina que no es posible expresar con menos palabras.

Podríamos escribir un libro entero explicando todo el daño que Twitter está haciendo a la profesión por dentro (fuentes poco fiables, rumorologías varias, atajos…) y por fuera (aquí un decálogo urgente de gilipolleces en Twitter). El panorama da tanto asco que la lógica periodista bueno = tuitero bueno ya no tiene ningún tipo sentido. Hoy, ser un buen informador no tiene por qué corresponderse con un follow automático. De hecho, la premisa más bien sugiere lo contrario: si el foco se centra sobre alguien, lo normal es que éste use el altavoz para decir chorradas. Es un contrasentido amparado por la solitaria dictadura del smartphone y los ratos muertos: toda ocurrencia es válida. Twitter hace tiempo que dejó de ser una herramienta meramente informativa para pasar a ejercer un papel del todo inesperado. Un papel que abochorna.Leer más »

Anuncios