Coartadas

41EfFhaCd0L._SX290_BO1,204,203,200_“El buen periodismo choca
con dificultades creadas
por los propios periodistas”. 
David Randall. El periodista universal

¿Permitiría ser juzgado por un juez casado con la abogada de quien le demanda?

El periodista inglés David Randall publicó en 1996 uno de los mejores manuales de periodismo. Es un libro imprescindible. No se lía con los últimos avances tecnológicos. El oficio sigue siendo el mismo, por mucho que algunos se justifiquen ante los accionistas asegurando que hay pérdidas no por mala gestión sino porque el paradigma ha cambiado. Hay que contar bien los hechos. Ser claros. Independientes. Humildes. Hay que rechazar cualquier regalo, aunque sea un bolígrafo, y rectificar si uno se equivoca.

Randall niega que exista el periodismo anglosajón. O el periodismo feminista. O el reformista.

-Cualquier profesional de la información que ponga su trabajo al servicio de una causa no merece ser llamado periodista, sino propagandista –escribe–. (…) Tan solo hay un periodismo bueno y otro malo.

En España, país con pocos años de prensa libre y con pocos referentes, los principios guiados por el sentido común que propugna en El periodista universal suenan, 20 años después de su publicación, revolucionarios. Cualquiera que haya pisado una redacción ha visto a los de Economía tomar notas con bolígrafos regalados por los bancos; sabe que los de Cultura se quedan con los libros que envían las editoriales; se ha enterado de que los de Política desayunan de vez en cuando gratis en los “desayunos informativos” que paga el partido político o institución de turno; y le han comentado que los periodistas de los diarios económicos viajan gratis al extranjero invitados por empresas españolas que desean que se escriba del trabajo que ejecutan en cualquier continente… Son malas prácticas asumidas como normales por algunos periodistas. Recibo el regalo pero luego escribo lo que quiero, se defienden. El País, hasta hace poco el “periódico independiente de la mañana”, llegó a permitir que Zara pagara el viaje a Nueva York de su redactor jefe de Economía para que este publicara un artículo sobre la apertura en la Quinta Avenida de una tienda de la empresa española.

Y luego están las incompatibilidades.

Gloria Lomana, directora de Informativos de Antena 3, está casada con Josep Piqué, exministro de José María Aznar. Esta periodista es la encargada de entrevistar en horario de máxima audiencia al presidente del Gobierno.

Sara Carbonero siguió presentando los Deportes de Telecinco pese a ser la novia del capitán de la selección española y del Madrid.

Y Alicia González, casada con Rodrigo Rato, trabaja en la sección de Economía en El País y con escritura cañi da lecciones de ética periodística en Twitter. Como no escribe de su marido, argumenta, no pasa nada.

Captura de pantalla 2016-02-06 a las 11.58.36

Y así está el oficio, lleno de coartadas para saltarse sus principios, tan bien recogidos en El periodista universal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s