‘El País’ contra Francisco Rivera Ordóñez

Bien es cierto que éste no será un cortijo amigo de la defensa y la vindicación de las prácticas taurinas y, ni mucho menos, de la persona de Francisco Rivera Ordoñez, sujeto por el que no sentimos ningún tipo de respeto o aprecio dada su condición de orgulloso asesino en serie de toros. Dicho esto, y sintiendo un dolor casi tan punzante como el provocado por el mismísimo sable que con tanta alegría gusta de empuñar este homicida para penetrar hasta la muerte a inocentes animales, es nuestra obligación reconocer que el susodicho pronunció recientemente una afirmación cuya veracidad no cabe ser puesta en duda. En exótico y sorprendente ademán ilustrado, este réprobo personaje tan de nuestra querida parodia nacional se atrevió a subir su discurso a un escalafón que quizás le quede algo grande: Francisco Rivera Ordoñez se atrevió a criticar a El País.

“Es una vergüenza que el otro día un desalmado, un alma negra, lanzara a su hija de 19 meses por la ventana y que en El País salga yo toreando con mi hija”, dijo la semana pasada un Francisco Rivera con la bilis en ebullición, sangre en las pupilas, cuchillos en la entonación, a los reporteros reunidos a su salida de la oficina de Atención al menor en Sevilla, la cual le había citado para aclarar algunas cuestiones sobre una ruidosa fotografía publicada por él mismo en Internet. En efecto, el mismo día que un desgraciado arrojó por la ventana a su hijo de año y medio, Francisco Rivera subió a las redes sociales una imagen en la que se le ve toreando a una becerrilla” y sosteniendo a su hija en brazos. El País le dedicó la foto de portada de su edición en papel del día siguiente a esto último, al tiempo que relegaba a huecos interiores de atención mucho más discreta el suceso que ha mandado al hospital a un bebé dejándolo en estado muy grave.

Francisco Rivera Ordóñez critica a El País

Hace ya mucho tiempo que El País decidió desligar la fotografía de portada del el asunto más noticioso del día, buscando así un doble impacto en el potencial comprador: acércate, mira que fotón, y luego, encima, mira qué noticia tan importante tenemos para ti en este titular tan grande. Sabes que te lo estás pensando, cómprame, hijo de puta. En la actualidad, estas artimañas de pescador rural (presentes históricamente en toda empresa comunicativa con fines lucrativos) se han multiplicado hasta el esperpento por medio de las redes sociales, inteligentes herramientas que han devenido en triste mecanismo de  cada vez más acertijos y menos titulares informativos y noticiosos, que, cual prostituta, sólo persiguen el clic. Tu clic. De algo tendrán que comer los periódicos.

Dicho esto, se entiende menos aún qué necesidad tenía El País de elevar a estatus de foto del día una imagen que, además de ser insignificante y atañer únicamente a su protagonista, todos habíamos visto hasta la saciedad en las redes y en los espacios televisivos y radiofónicos comentaristas del acontecer en las redes para cuando los periódicos aterrizaron calientes al kiosko.

¿Es este El País del futuro con el que tanto se han llenado la boca los sucesivos directores recientes que, por fin logrado el despacho en Miguel Yuste, han visto cómo Internet les ha llenado de clavos la poltrona largamente ansiada? No parece muy sensato seguir tratando la portada de un periódico (y, por ende, la edición en su conjunto) como si siguiésemos en los años del felipismo, reduciendo la función de su primera página no ya a un acto informativo, sino más bien a lo que parece ser una especie de mausoleo de la actualidad (“sí, nosotros lo contamos, lo dimos con foto de portada”).

Resulta difícil dirimir cuál de los dos aspectos nos parece más intolerable: ¿el tratamiento analógico de una fotografía irrelevante publicada en Internet 24 horas antes, o la miserable búsqueda de ventas vía escarnio público a un personaje conocido por todos (y, encima, asesino de animales)? Lo único seguro es que todo este asunto apesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s