El País, con el 23-F

1

Hace tiempo que lo de El País con el 23-F recuerda demasiado a la escena del abuelo junto al brasero dándole a la sin hueso recordando la Batalla del Albarracín, esa que casi le mata, esa en la que tuvo un papel tan decisivo, una batalla de la que todos los nietos, hijos y hermanos podrían escribir veinte folios, y cuya narración, en boca de un abuelo con demasiados años como para empezar ahora a faltarle al respeto, ya solo puede ser abrazada con condescendiente y paciente desesperación. Cuando el abuelo ofrece una tregua para tomar aire, solo los crujidos de la mecedora rompen el silencio de la sala, repleta de familiares que respiran, todos diciéndole con la mirada que sí al abuelo, todos preguntándose que a ver cuándo cojones está lista la cena para por fin poder dejar de escuchar al abuelo.Leer más »

Jot Down, los reyes del refrito

refrito
Todos hemos cocinado refritos, pero jamás nos hemos creído un gran chef por eso. En el periodismo, ‘Jot Down’ vende refritos y se cree el ‘New Yorker’ español. 

“Algo que parece molestar a los lectores
tanto como el plagio, aunque no lo sea:

lo que podríamos llamar periodismo
de refrito y composición.  Son artículos
‘tan inspirados’ 
 en otros,  que parecen copiados”.
Milagros Pérez de Oliva. Periodista

El refrito parecía herido de muerte. Y, sin embargo, sigue vivo.

Reinó, sobre todo, antes de Internet. El corresponsal podía leer la prensa de su destino, que tardaba en llegar a España, y con lo que pescaba de varios diarios retrataba lo que ocurría en el país. Los más honestos citaban las fuentes. Si podían, añadían alguna fuente propia o alguna descripción. Los más piratas robaban sin piedad.

Es un periodismo de último recurso, justificado en muchas ocasiones. Es la tabla de salvación si uno tiene prisas, carece de fuentes porque acaba de llegar a la ciudad, le pilla el toro por despiste o, simplemente, algún colega de la competencia saca una exclusiva difícil de obviar. Se cita la fuente, más arriba o más abajo, se incluyen las reacciones y ya. Jamás, o al menos hasta los últimos años, a un periodista sensato se le ocurría sacar pecho por el resultado de un refrito. Era una parte del trabajo, tan fea como editar un teletipo, que había que hacer cada cierto tiempo obligado por las circunstancias.Leer más »

10 gilipolleces de periodistas en Twitter

10 gilipolleces de periodistas en Twitter

  1. “Hay que leer a…”

La prostitución del imperativo. Hace tiempo que la recomendación mutó en orden. Se ha normalizado que un periodista tire de imperativo para recomendar un texto que, independientemente de su calidad, suele estar firmado por un amigo o, en su defecto, por un conocido o estrellita cuya lamida de culo dotará al emisor del tuit de una gratificación instantánea para su ego, su vida social, vida profesional o contador de RT’s. También puede ser que el periodista se haya encontrado con dicho texto de manera casual y que, de la manera más intencionada posible, lo recomiende con el único fin de hacer ver a los demás lo inquieto y curioso es este periodista tan sagaz que siempre consigue sorprendernos con sus inusitadas recomendaciones y su vastísima y variada sabiduría. Otras formas:  “Lean a…” “Hoy hay que comprar el (Nombre de publicación) y leer lo de (periodista trendy)”. “El artículo de X de hoy es de obligada lectura”.Leer más »

Coartadas

41EfFhaCd0L._SX290_BO1,204,203,200_“El buen periodismo choca
con dificultades creadas
por los propios periodistas”. 
David Randall. El periodista universal

¿Permitiría ser juzgado por un juez casado con la abogada de quien le demanda?

El periodista inglés David Randall publicó en 1996 uno de los mejores manuales de periodismo. Es un libro imprescindible. No se lía con los últimos avances tecnológicos. El oficio sigue siendo el mismo, por mucho que algunos se justifiquen ante los accionistas asegurando que hay pérdidas no por mala gestión sino porque el paradigma ha cambiado. Hay que contar bien los hechos. Ser claros. Independientes. Humildes. Hay que rechazar cualquier regalo, aunque sea un bolígrafo, y rectificar si uno se equivoca.Leer más »

Lo que hay detrás de la entrevista a El Rubius

papelrubius
Fotografía de Thomas Canet que ilustraba la entrevista publicada por Papel.

En un nuevo disparate, a más de uno por número, la revista Papel de El Mundo publicó el domingo una entrevista con El Rubius que llevaba el siguiente subtítulo: “El youtuber más famoso, entrevistado por un reportero que no tiene ni tarjeta de crédito. El Rubius vs Pedro Simón. Fight!”.

Ese era el punto de partida: la entrevista entendida como una pelea de Street Fighter.

Más allá de que esa concepción de lo que debe ser una entrevista chirríe, la pelea que proponía Papel estaba amañada. En prensa escrita el periodista es quien tiene la última palabra: es él quien transcribe la entrevista, elige el título, selecciona la parte de la conversación que entrará en la maqueta, recorta y edita las respuestas, cambia el orden, añade una entradilla, escribe los pies de foto…

Era, por tanto, una trampa.Leer más »

2016: odisea en el estudio (de Onda Cero)

Aquellos que no tengan mucha idea del aspecto que tiene un estudio de radio encontrarán en el presente artículo una maravillosa y pedagógica oportunidad de ver cómo la emisora Onda Cero está gritándole al mundo, vía spot televisivo, cuan pequeño tiene su equipo directivo el pito. Dime de qué presumes y. Siguiendo el mismo calendario que el de los anuncios de fascículos y bonos de gimnasio, tan florecientes ellos al final del año y del verano, Onda Cero ha vuelto a dejarse ver durante unos segundos en las pausas publicitarias de nuestro santo país de engañabobos y mercachifles con la reemisión de un curioso anuncio que merece un par de líneas, dada la bochornosa sensación de absurdo y esperpento que produce la puesta en escena, tan en sintonía con esa España cutre de tahúres y cuñados roba gallinas que intentamos infructuosamente dejar atrás.

Aquellos que no tengan mucha idea del aspecto que tiene el estudio de Onda Cero pueden hacer clic en el siguiente vídeo y comprobar que, efectivamente, el habitáculo dista mucho de parecerse a la nave espacial que podemos ver en el anuncio de televisión. Con permiso, y algo de rubor, sería pertinente decir que el estudio de Onda Cero es el puto zulo de Ortega Lara.Leer más »

Rivas, Jabois y Domínguez: cómo ‘El País’ tritura buenos reporteros

Manuel Rivas“Tenemos un exceso
de opinión desmedido”.
Antonio Caño.
Director de El País

En una entrevista con Ana Pastor, el director de El País, Antonio Caño, vendió el mensaje de que él, que llegaba de Estados Unidos, había aprendido de la escuela americana y que gracias a esa perspectiva mejoraría el periódico disminuyendo su exceso de opinión. Dos años después, Caño ha fracasado en ese punto. Y lo que es peor: el diario del grupo Prisa sigue siendo una máquina de triturar buenos reporteros para reconvertirlos en mediocres columnistas.

Ocurrió con Manuel Rivas y Maruja Torres. Ha ocurrido con Manuel Jabois. Y está ocurriendo con Iñigo Domínguez.Leer más »

‘El País’ contra Francisco Rivera Ordóñez

Bien es cierto que éste no será un cortijo amigo de la defensa y la vindicación de las prácticas taurinas y, ni mucho menos, de la persona de Francisco Rivera Ordoñez, sujeto por el que no sentimos ningún tipo de respeto o aprecio dada su condición de orgulloso asesino en serie de toros. Dicho esto, y sintiendo un dolor casi tan punzante como el provocado por el mismísimo sable que con tanta alegría gusta de empuñar este homicida para penetrar hasta la muerte a inocentes animales, es nuestra obligación reconocer que el susodicho pronunció recientemente una afirmación cuya veracidad no cabe ser puesta en duda. En exótico y sorprendente ademán ilustrado, este réprobo personaje tan de nuestra querida parodia nacional se atrevió a subir su discurso a un escalafón que quizás le quede algo grande: Francisco Rivera Ordoñez se atrevió a criticar a El País.Leer más »